ahorrar con el aire acondicionado

Como ahorrar electricidad con el aire acondicionado

Posted by

A finales de verano, cuando toca recibir la factura de electricidad después de haber estado a full con el aire ahorrar con el aire acondicionadoacondicionado, estamos (perdonarme la expresión) acojonados, es normal llevarse las manos a la cabeza cuando leemos dicha factura. Debido, en buena medida, al elevado consumo de energía de los sistemas de aire acondicionado. No obstante, con un empleo racional de este género de climatización es posible estar fresco en casa sin gastar demasiado dinero y sin que nos tengamos que poner a llorar cada vez que recibimos la factura. Este año, tras el continuado encarecimiento del coste de la electricidad que estamos presenciando y con la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (otra vez más), es más esencial que jamás continuar una serie de pautas de ahorro que te mostramos sin tapujos a continuación:

El aire acondicionado no siempre y en toda circunstancia se emplea de forma eficaz. Las altas temperaturas a las que llega el mercurio a lo largo del verano en ciertas zonas de España hacen que la climatización sea indispensable, mas es usual que refrescar la casa suponga que el termostato se fije muy bajo lo aconsejable.

Por cada grado que se baja la temperatura en el aire acondicionado, se gasta un ocho por ciento más de electricidad

Del mismo modo que existen personas que en los meses más fríos están en su residencia con el sistema de calefacción al límite y en camiseta, hay quien en los meses más calurosos desean pasar frío y no le importa aun ponerse una prenda de manga larga, algo que no recomendamos en absoluto porque puede llegar a ser perjudicial para la salud. Esto no es bueno para la salud ni para nuestra cartera, y tampoco lo es para el medioambiente de nuestro planeta. Con una elección y adquiere convenientes y una serie de fáciles hábitos, es posible estar en casa a una temperatura apropiada sin llegar a pasar calor y, pudiendo ahorrar energía en la factura de la luz.

Hay que tener especial cuidado con el termostato. Poner el termostato del aire a una temperatura conveniente es uno de los ademanes con los que se puede conseguir un mayor ahorro energético y por consiguiente de dinero. En el IDAE estiman que en verano, al llevar menos ropa y ser más ligera, la temperatura de confort de una casa es de 25 ºC. Asimismo hay que regular los valores de humedad, que deben estar entre el cuarenta por ciento y el sesenta por ciento . Es muy habitual que, a fin de que la habitación se enfríe de forma más veloz, al encender el aparato se escoja una temperatura bajísima no propia. Esto realmente provoca un gasto excesivo y un consumo superfluo que podemos evitar. Ciertos equipos vienen con sistemas que dejan enfriar la habitación levemente si hace demasiado calor en la habitación en cuestión. En cualquier caso, una diferencia de más de doce grados entre la temperatura de la calle y la del interior no es saludable. Otro extremo a tener en consideración es que por cada grado que se baja el termostato, el aire acondicionado gasta un ocho por ciento más de electricidad. Si se hacen cálculos, una temperatura conveniente puede suponer un ahorro esencial a lo largo del verano.
Encender el aire solo cuando sea preciso. En ciertas ocasiones, por costumbre, la primera cosa que se hace al llegar a casa es poner el aire acondicionado. Si el propósito es gastar menos, en los días no demasiado calurosos se puede seleccionar otras opciones alternativas.como ahorrar termostato aire acondicionado

Adquirir un equipo eficaz. Las personas que todavía no tengan aire acondicionado en casa y lo precisen están a tiempo de adquirir un aparato que consuma menos electricidad. En el Instituto de la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) se puede preguntar cuáles son los equipos de climatización que menos gastan. La etiqueta energética asimismo es útil para distinguir los sistemas de aire acondicionado más eficaces. Los de clase A son los que tienen un menor consumo seguidos por la B, la C hasta llegar a los menos sustentables. Resulta conveniente saber que un equipo eficaz gasta hasta un sesenta por ciento menos de electricidad que uno de alto consumo que ofrezca exactamente las mismas posibilidades. Verano tras verano, el ahorro que supone adquirir un buen equipo compensa considerablemente. Con el propósito de estimular los sistemas de aire acondicionado eficaces, ciertas comunidades autónomas subvencionan la substitución de aparatos menos sustentables por otros con etiqueta energética de clase A a través de el Plan Renove que podemos optar. Quien tenga la pretensión de adquirir uno de estos sistemas, debería informarse ya antes en su zona si puede beneficiarse de estas ayudas, que pueden lograr hasta el treinta por ciento del costo total del climatizador.

Substituir el aire acondicionado por sistemas evaporativos de alta eficacia. Los sistemas evaporativos son aparatos que hacen pasar una corriente de aire por una bandeja con agua. Cuando se evapora, humecta la estancia y la enfría con un confort elevado. Bajan la temperatura varios grados y son convenientes para zonas secas. Si bien no alcanzan exactamente la misma refrigeración que el aire acondicionado, pueden asistir a refrescar el entorno en las localidades donde la temperatura no es en especial elevada.

Dejarse aconsejar por los especialistas en reparacion de aire acondicionado. El equipo más grande de aire acondicionado, con mayor potencia y más frigorías no es siempre y en todo momento el más conveniente para todas y cada una de las casas. Hay que tener en consideración el tamaño de la habitación en la que se va a poner, la orientación de la residencia o bien las necesidades de refrigeración del piso además de algún punto más a tener en cuenta. Adquirir un equipo sobre las necesidades puede suponer un gasto más elevado y progresivo que podemos evitar. Como orientación, para refrigerar una superficie de quince metros cuadrados se requiere una potencia de uno con cinco kW y para una de treinta metros, es suficiente con 2,4kW. Tal vez tampoco sea preciso que todas y cada una de las habitaciones cuenten con aire acondicionado. En los cuartos que menos se usen o bien en aquellos en que la temperatura sea más baja, se puede prescindir de la climatización en ocasiones. Las personas que diariamente venden o bien ponen aparatos de aire acondicionado saben cuáles son las necesidades de cada casa en función de los factores que el usuario les indique.

Adecuar la residencia a las condiciones en cada momento. Hay abundantes elementos que contribuyen a tener la casa más fresca sin precisar gastar electricidad. Las persianas, los toldos, las pérgolas o bien las cortinas no dejan pasar la luz del sol y evitan que la casa se caliente. Cuando resulte posible, es conveniente tener las persianas bajadas y la residencia prácticamente en penumbra para conseguir una temperatura más agradable. Si en la casa hace siempre y en toda circunstancia mucho calor y los dueños piensan en pintar las paredes, es conveniente escoger tonos claros por el hecho de que reflejan la luz y evitan que la residencia se caliente.

Ventilar en horas frescas. Se puede aprovechar el fresco exterior para refrigerar la residencia. A primeras horas de la mañana o bien desde las 4 de la madrugada la temperatura es más baja. Va a ser entonces el instante más conveniente para abrir las ventanas y que entre el aire.

Poner el equipo de aire acondicionado en el sitio conveniente. Lo ideal es instalar el climatizador de forma que el sol le dé lo menos posible y en sitios donde haya una buena circulación de aire. Esto asimismo incide en que gasten menos. En el IDAE señalan que caso de que las unidades condensadas estén en un tejado, es recomendable cubrirlas con un sistema de ensombramiento. Tampoco deben situarse al lado de otros electrodomésticos que den mucho calor ni cerca de lámparas. Conforme apuntan los especialistas, no es conveniente refrigerar múltiples estancias con un solo equipo por el hecho de que el gasto va a ser superior y la temperatura alcanzada tampoco va a ser la más conveniente.

Apagar el equipo un rato ya antes de salir. Si se deja la estancia a lo largo de mucho tiempo o bien se sale a la calle, resulta conveniente eliminar el aire acondicionado con cierta antelación. El fresco proseguirá en la habitación a lo largo de diez minutos o bien una cuarta parte de hora. Si se apaga justo en el instante de irse, se va a haber desaprovechado ese tiempo y se va a haber gastado energía de forma poco eficaz.
No dejarlo encendido por fallo. Si bien parezca obvio, hay quien se olvida de apagar el aire acondicionado. A pesar de que es cada vez un desatiendo menos usual debido al elevado costo que alcanza la electricidad, es un fallo que en ocasiones se prosigue generando. Si pasan múltiples horas, al regresar a casa, aparte de hallarla helada, el consumo se va a haber disparado. Hay aparatos de aire acondicionado que tienen detectores de personas y si no hay ninguna persona en la habitación se apagan solos. En ciertos casos es conveniente activar este sistema para eludir consumos superfluos.
Cerrar las puertas y las ventanas. Es otro de los hábitos que ayuda a ahorrar. Si las puertas interiores se sostienen abiertas, el aire limpio va a ir cara los corredores o bien a cuartos que no se estén usando. De esta manera, ni va a enfriar totalmente la estancia que se procura refrigerar ni alcanzará las otras habitaciones, con lo que se va a estar desaprovechando energía. Con las ventanas es todavía peor, puesto que el aire que entra es caliente y el que se marcha es frío, conque el electrodoméstico deberá hacer un esmero superior.

Adecentar el equipo. Si amontonan suciedad o bien polvo, los filtros se obstruyen, el desempeño del sistema se ve reducido y, por ende, el consumo energético es mayor. Se aconseja adecentar los filtros con determinada frecuencia a fin de que el aire acondicionado alcance su máxima eficacia.
Emplear ventiladores. En las zonas en las que la temperatura no sea demasiado elevada o bien en los días menos calurosos del verano, el aire acondicionado se puede substituir por un ventilador. Conforme aseguran desde el IDAE, el movimiento del aire crea una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5 grados. Su consumo energético es bajísimo y, además de esto, evita alergias y molestias que pueden surgir si el aire acondicionado no se controla de forma conveniente. Si no es posible reemplazarlo, alternar el empleo de los dos aparatos asimismo puede suponer un ahorro en la factura.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *